El proyecto Tails no tiene suficiente tiempo ni habilidades como para proveer entrenamiento sobre cómo usar Tails, pero otras organizaciones lo hacen.