En raras ocasiones puede que tengas que realizar un chequeo del sistema de ficheros para reparar un volumen persistente roto.

Desbloquea el volumen persistente

  1. Arranca Tails sin abrir la persistencia, y ?añade una contraseña de administración.

  2. Elige Aplicaciones ▸ Utilidades ▸ Discos para abrir GNOME Disks.

  3. Haz click en el panel de la izquierda que corresponde a tu memoria USB de Tails.

  4. En el panel de la derecha haz click en la partición etiquetada como TailsData LUKS.

  5. Haz click en el botón Unlock para desbloquear el volumen persistente. Entra la frase contraseña del volumen persistente y haz click en Desbloquear.

  6. En el diálogo de confirmación, entra tu contraseña de administrador y haz click en Autenticar.

  7. Haz click en la partición TailsData Ext4 que aparece debajo de la partición TailsData LUKS.

  8. Identifica el nombre del Dispositivo de tu volumen persistente que aparece debajo de la lista de volúmenes. Debería parecerse a /dev/mapper/luks-xxxxxxxx. Haz un click triple para seleccionarlo y presiona Ctrl+C para copiarlo al portapapeles.

Comprobar el sistema de archivos usando la terminal

  1. Elige Aplicaciones ▸ Herramientas del Sistema ▸ Terminal de Root e ingresa tu contraseña de administrador para abrir una terminal de root.

  2. En la terminal, ejecuta el siguiente comando, remplazando [device] con el nombre del dispositivo encontrado en el paso 8:

     fsck -y [device]
    

    Para hacerlo, puedes escribir fsck -y  y presionar Shift+Ctrl+V para pegar el nombre del dispositivo desde el portapapeles.

  3. Si el sistema de archivos está libre de errores, la última línea de la salida de fsck comienza con TailsData: clean.

    Si el sistema de archivos tiene errores, fsck intenta arreglarlos automáticamente. Después de que termine, puedes intentar ejecutando el mismo comando nuevamente para comprobar si todos los errores fueron solucionados.